sábado, 9 de mayo de 2009

AVRO LINCOLN B-019: MISIÓN SIN RETORNO
















En el fiordo Parry, en Chile, descubrieron restos de la aeronave argentina en la que viajaban 11 tripulantes (Foto diario La Nación)






Un turista posa junto a una de las ruedas del Avro (Foto: Diario Clarín)



Carlos Vergara Corresponsal en Chile (Diario La Nación)

SANTIAGO, Chile.- La Dirección General de Aeronáutica Civil de Chile (DGAC) confirmó ayer a LA NACION que partes del avión y restos óseos de sus tripulantes fueron hallados por turistas en el fiordo Parry, en la parte chilena de Tierra del Fuego. Estos corresponden a un bombardero cuatrimotor Avro Lincoln MK II, matrícula BO-019, perteneciente a la Fuerza Aérea Argentina, desaparecido el 22 de marzo de 1950, con sus 11 tripulantes, mientras intentaba completar el trayecto de Río Gallegos a Ushuaia.

Ya en 1983, montañistas de la Universidad de Magallanes de Chile avistaron pocos restos del avión cerca del ventisquero Cuevas, en plena cordillera de Darwin, a unos 200 km de su destino final, pero sin lograr conocer otros detalles del aparato.

No sería sino hasta 59 años después del vuelo original, cuando el movimiento natural del ventisquero dejó al descubierto diversas partes del avión militar argentino, tales como una hélice y una rueda, que una expedición turística, encabezada por el chileno Rodrigo Fuentes Milostich, dio cuenta de ese avistamiento como también de restos humanos.

Los propios expedicionarios, junto con la Fiscalía de Aviación de Punta Arenas, reconstruyeron el misterio: el avión era un Avro Lincoln MK II que la Royal Air Force británica utilizó en la Segunda Guerra Mundial y que luego fue adquirido por la Argentina en 1950. Por aquellos años, el comandante de la aeronave era el Capitán Bautista Faustino Mendioroz.

Historiadores locales y la propia Dirección General de Aeronáutica investigan ahora las circunstancias del accidente, para lo cual enviarán un equipo a la zona a indagar en antecedentes que puedan aportar novedades al caso, cerrado en 1983. De acuerdo con Rodrigo Fuentes, las partes del avión están disgregadas en una extensión de unos 300 metros.

El historiador de la Academia de Guerra de la Fuerza Aérea de Chile, Iván Siminic, relató a la prensa local que el Avro Lincoln MK II despegó el 22 de mayo de 1950 desde Río Gallegos junto a dos bombarderos, en un vuelo de entrenamiento. Unos kilómetros más adelante, el mal tiempo y las bajas temperaturas escarcharon sus fuselajes y obligaron a los aviones a regresar a Río Gallegos. El BO-019 no pudo completar la maniobra y se estrelló contra el glaciar.

El Jefe de la Fuerza Aérea de Chile, General del Aire Ricardo Ortega Perrier, comunicó ayer la noticia a su par argentino, Brigadier General Normando Costantino, quien está de visita en esta capital. Además, le dijo que se realizarán las tareas de identificación de los restos óseos para su posterior repatriación.

Epitafio para el B-019
















Capitán Juan B. Mendioroz, luciendo su uniforme del Ejército Argentino (foto Provincia 23)


El reciente descubrimiento de restos humanos cerca del fuselaje destrozado de un avión de guerra desaparecido en 1950, en el lado chileno de la Isla Grande de Tierra del Fuego, impactó fuerte en Viedma y Patagones. Es que aquella aeronave, que se precipitó mientras cubría la ruta de Río Gallegos a Ushuaia, era piloteada por Bautista Faustino Mendioroz, integrante de una conocida familia local.

El único hijo del militar ahora piensa pedir a las presidentas Cristina Fernández de Kirchner y Michelle Bachelet que se realicen las gestiones para la repatriación de esos cuerpos y que se hagan análisis para determinar las identidades.

Ya a principios de los ´80 algunas piezas del fuselaje habían sido registradas por una expedición que arribó el área del seno Almirantazgo, donde 33 años antes se estrelló el avión bombardero de la Fuerza Aérea Argentina Avro Lincoln matrícula B-019. Pero recién ahora se determinó la existencia en el lugar de restos de sus tripulantes.

"Cuando nos dijeron entonces que habían encontrado el avión mi mamá me pidió que no hiciéramos nada, que quedara todo en ese glaciar. Me acuerdo que me dijo que era una tumba muy grande para una persona muy grande", recuerda Elvio Mendioroz, único hijo de aquel piloto desaparecido.

Ayer se cumplieron 59 años de aquella tragedia. El Avro Lincoln llevaba once tripulantes y después de reportar su posición sobre el Lago Fagnano se precipitó sobre el glaciar aparentemente por un brusco cambio de las condiciones climáticas. Otras dos naves habían partido previamente pero alcanzaron a cumplimentar la ruta.

Conocida la confirmación del hallazgo de algunos de los cuerpos "Río Negro" se contactó con Mendioroz, que es primo del vicegobernador de la Provincia quien lleva el nombre de su tío fallecido en aquel accidente. "Para nosotros es una noticia muy sensible, que nos afecta porque transcurridos 59 años no nos esperábamos que podrían hallarse los restos. Por eso voy a pedirle a las presidentas Kirchner y Bachelet que tramiten la repatriación", dijo Elvio Mendioroz, que ayer se encontraba a bordo del Tren Patagónico rumbo a Bariloche y habló vía teléfono con este medio."Yo crecí sin mi padre y con una imagen contradictoria, porque durante mi juventud las Fuerzas Armadas habían perdido ese lugar de honor que tenían en tiempos que él vivía.

Para mi madre, que aún vive, fue muy duro perder a su marido, a tal punto que no volvió a casarse y me crió junto al cariño de mis tíos y familiares", cuenta el hombre de 60 años que apenas alcanzó a conocer a su padre militar.

Elvio nació en Villa Reynolds, San Luís, pues allí estaba la base en la que trabajaba su papá. "Después del accidente nos fuimos a Buenos Aires, donde teníamos casa y así me crié, entre Buenos Aires, Patagones y Viedma", afirmó. Ahora, afincado en la ciudad maragata, Elvio integra una conocida familia de la región.

En su casa, permanece a la vista una foto en la que se lo ve, muy pequeño, en brazos de su padre, en la Boca, hoy balneario El Cóndor, donde solían vacacionar en esos años. Otras fotos de su padre con el uniforme militar se conservan en sobres con papeles y documentos de su madre. "Mamá no sabe acerca de estos hallazgos recientes, porque tiene 92 años y no está muy lúcida. Apenas me conoce a mí", cuenta Elvio. "Mi sueño es poder algún día hacer que estén juntos", afirma, sin poder ocultar su emoción que se percibe en su voz, aún a la distancia y superando los ruidos del tren que lo lleva a Bariloche

Nómina Tripulación Avro Lincoln B-019

Capitán Juan B. MENDIOROZ
1er Ten. Raúl ZARZUELA
Ten. Marcos MODOLO
Ten. Emilio BARROS
S. Aux. Enrique MARCUZZI
S. Aux. José BIANCHI
C.P. Héctor IBAÑEZ
C.P. Adelmo AMOROSO
C.P. Adrián HAYNEN
C.1ero Humberto LOZARDO
C.1ero Federico PACHECO

ELLOS DIERON SU VIDA POR EL ENGRANDECIMIENTO DE LAS ALAS ARGENTINAS. Q.E.P.D.

Fuente: http://ayernoticiahoyhistoria.blogspot.com/