lunes, 16 de agosto de 2010

SARGENTO PRIMERO DE CABALLERÍA AVIADOR FRANCISCO S. SÁNCHEZ 1886-1952

Por Eloy Martín Investigador Aeronáutico de Argentina

Este brillante suboficial nació en la ciudad de La Plata, el 13 de abril de 1886.

Por el momento, la "S" correspondiente a su segundo nombre es un misterio dado que hasta ahora no hemos podido hallar documentos que nos develen la incógnita y en el Archivo General del Ejército no se ha podido encontrar su legajo personal.

Ingresó en el Ejército Nacional como conscripto en el Regimiento 2 de Caballería de Línea, Chivilcoy, y desde entonces desarrolló una importante actividad en nuestro Ejército destacándose como jinete.

En agosto de 1906 ascendió a Cabo Primero, pasó en comisión a la Inspección de Caballería y tuvo a su cargo los soldados españoles e ingleses que vinieron en carácter de asistentes de los oficiales de los mencionados países, quienes tomaron parte en los concursos internacionales de caballería llevados a efecto aquí, en 1908.

En marzo de 1909 ascendió a Sargento. Fue encargado del personal y de los materiales de la delegación hípica que, a las órdenes del inspector de Caballería, Coronel Isaac Oliveira Cézar, marchó a Europa para intervenir en demostraciones de la especialidad.

En septiembre de 1910 ascendió a Sargento Primero y tomó parte activa en una delegación hípica que se dirigió a Chile al mando del Comandante Mariano Araoz de Lamadrid. En los concursos hípicos llevados a cabo en el país hermano, el Suboficial Sánchez obtuvo el primer puesto en la disputa del premio "Maipú".

En 1912, fundada la Escuela Militar de Aviación, el Sargento Primero Sánchez solicitó a la superioridad su ingreso en el primer curso de aquélla, para dicho primer curso sólo se había convocado a oficiales del Ejército y Marina, no obstante el Ministerio de Guerra autorizó su incorporación y se lo puede apreciar accediendo al Farman en la filmación de inauguración del instituto.

Ficha del Aero Club Argentino correspondiente al Sargento Primero Sánchez, con el gallardete de globo correspondiente.

Actividad aerostática

El 17 de marzo desarrolló desde el Parque Aerostático del Aero Club Argentino en Belgrano la última prueba del examen, un vuelo nocturno, a bordo del Huracán y descendió en Caseros, Provincia de Buenos Aires, luego de volar durante 02:30 horas. Finalmente el 20 de marzo recibió el "brevet" de piloto de Globo Nº 16 (Acta Nº 74, libro 1). Cabe aclarar que fue el cuarto militar de carrera y el único suboficial en alcanzar dicho título por el cual se hizo acreedor al brevet de Piloto de Globo Libre reglamentado por Boletín Militar Nº 1160 2ª Parte de fecha 26 de octubre de 1926 (Ver Boletín Nº 30).

Desde entonces y durante 1913 sus vuelos aerostáticos fueron los siguientes:

24 de marzo: desarrolló su primer aerostático vuelo como comandante desde Belgrano a Morón a bordo del Buenos Aires en 01:50 horas de vuelo;

30 de marzo: voló a bordo del Huracán desde Belgrano a Versalles en 01:20 horas.

20 de abril: Vuelo de Belgrano a Florencio Varela en el Eduardo Newbery en 03:25 horas llevando como pasajeros a los Mecánicos de la Escuela de Aviación Militar Ambrosio Garagiola, Ambrosio Luis Vicente Taravella, M. Ayarzabuena.

18 de mayo: Sociedad Sportiva a Tristán Suárez en el Huracán a en 01:10 horas. Con anterioridad al 20 de septiembre de 1915 habría realizado un vuelo al mando del "Eduardo Newbery" junto con Carlos Federico Borcosque desde el Pabellón Las Rosas hasta San Justo.

31 de mayo: protagonizó una nueva ascensión con el Eduardo Newbery llevando como pasajeros a los señores Héctor A. y Juan A. Fernández. En esa ocasión protagonizó un percance al verse obligado a aterrizar en la azotea de la casa sita en la calle Suipacha Nº 1022.









Singular accidente aerostático del Sargento Primero Sánchez

Muchas ascensiones en globo libre llevó a cabo nuestro biografiado durante el año 1913. Pero en una de ellas, acompañado por los miembros del Aero Club señores, E. Civils Avellaneda y los hermanos, ingenieros Héctor y Juan Fernández, fue protagonista de un suceso impresionante: piloteando el globo Eduardo Newbery, cayó con él dentro de una casa, en pleno centro de la ciudad de Buenos Aires. Ello ocurrió el 31 de mayo de 1913, y según las crónicas de la época, el día frío y nublado fue motivo del empobrecimiento del gas acumulado en el esférico.

Soltaron amarras desde el Parque Aerostático a las 13:20 horas. Llevaban 10 bolsas de lastre y 6 palomas mensajeras. Al elevarse, un viento bajo que soplaba del cuadrante norte, los empujaba hacia el río por lo que el piloto Sánchez comenzó a arrojar lastre para elevarse en busca de vientos contrarios. Sin conseguir sobrepasar los 350 metros de altura luego de haberse desprendido de los 250 kg de arena, el globo, sin fuerza ascensional comenzó a descender sobre la ciudad. En tal circunstancia el aeróstato con su barquilla a sólo dos o tres metros de los edificios, entró en la manzana comprendida por las calles Suipacha, Charcas, Carlos Pellegrini y Paraguay, chocó en contra de una pared de una obra en construcción de 15 metros de altura. Esto detuvo un instante al esférico, cosa que aprovechó el Sargento Sánchez para rasgarlo y hacerlo descender en el patio de la casa Suipacha Nº 1022, ante el estupor de sus moradores. Piloto y pasajeros resultaron ilesos.

Expresan también los comentarios periodísticos de entonces que los vecinos de la casa, señores Feliciano Mary, José Stramucci, Ambrosio Secchi, Antonio Visconti, José Altamirano, Luis Galli y Francisco Marquesano, ayudaron en la difícil tarea de plegar y doblar el enorme globo, y que el numeroso público reunido frente a dicha casa ovacionó al Suboficial Sánchez por la destreza de que hizo gala en la emergencia.

Actividad con los "más pesados que el aire"

En cuanto a aviación, la actuación del Sargento Primero fue algo extensa, pero sólo desde el campo civil. Muy escasos fueron sus vuelos en El Palomar después de obtener su "brevet" de aviador; la falta de material aeronáutico ya había comenzado a manifestarse en la Escuela Militar de Aviación desde principios del año 1913.

El 14 de marzo de 1913, fiscalizado por el Teniente Coronel Arenales Antonio Uriburu, por el Teniente Raúl Eugenio Goubat, en representación de la Escuela Militar de Aviación, y por los ingenieros Duclout y Mascías por el Aero Club Argentino, rindió examen en El Palomar sobre un biplano Farman-Gnôme 50 hp.

Aprobada su prueba el Aero Club (Acta Nº 79, libro 1) le confirió el certificado Nº 31 de Piloto Aviador de la serie internacional expedido el 14 de julio junto con el Teniente Leopoldo Antonio Casavega. Fue además el primer Suboficial del Ejército en obtener dicho título. Ese año la actividad documentada fue la siguiente:

23 de julio: Voló a Campo de Mayo con un Farman junto con el Teniente Goubat en un Bleriot y aterrizaron en la pista del cuartel de Artillería ubicada donde hoy se encuentra la plataforma del Batallón de Abastecimiento y Mantenimiento de Aeronaves 601.

26 de julio: Voló con el Farman de la Escuela de Aviación militar a Campo de Mayo aterrizando en el cuartel de Artillería.
Ese mes también desarrolló otros vuelos de entrenamiento en El Palomar junto al ingeniero Mascías, Teniente Agneta, Teniente Goubat, el mecánico Garagiola, Giménez Lastra y el Teniente Zanni.

Agosto: voló con el Ingeniero Mascías a bordo de un Maurice Farman que partió desde El Palomar, se dirigió a Campo de Mayo y luego a Liniers con el Capitán de Navío Doxrud, mientras que Sánchez lo escoltó llevando al Sr. Saporiti.

Octubre: con motivo de la entrega del Marichal "Estudiantil" desarrolló vuelos en el avión junto al ingeniero Mascías, Tenientes Goubat y Zanni. En el mes de octubre el Boletín del Aero Club Argentino expresaba lo siguiente: "Los nombres de los Tenientes Goubat, Biedma, Zanni, Kramer y Brihuega, unidos a los del Sargento Sánchez, mecánico Garagiola y pilotos Tinao y Bailliencourt, llenan justamente de orgullo la Escuela y a sus directores".

El mismo Boletín, bajo el título de Noticias Varias y respecto de la "Suscripción al aviador Sánchez" promovida en el mes de marzo por el Sargento José B. Acosta con la finalidad de obsequiar un aeroplano al Sargento Sánchez, y que hasta entonces había entregado $ 2113,70 centavos a aquel piloto; expresaba: "Pasa de ya de 12000 pesos la cantidad suscrita para el monumento proyectado a la primera víctima de la aviación argentina, Teniente Origone.

Debidamente autorizada por el Ministro de Guerra, y presidida por el sargento Primero José S. Acosta, se ha cursado por todos los Regimientos del Ejército una suscripción voluntaria y entusiasta entre suboficiales, clases y asimilados, para obsequiar con un aeroplano al Sargento Francisco Sánchez, de muestra escuela El Palomar"

Noviembre: Desarrolló vuelos de entrenamiento en El Palomar junto con los Tenientes Brihuega, Zanni, Kramer, Goubat, Biedma y Pérez Ferreyra. Colaboró además como instructor del 2º curso de oficiales junto a los Tenientes Goubat, Zanni, Kramer y Brihuega el mecánico Garagiola y del piloto agregado Alejo Tinao Planes. 9

25 de Diciembre: Voló 135 km en el Brequet III sobre la ciudad de Buenos Aires a 1200 metros en extenso círculo, llegando hasta el centro de la capital y hasta el Campo de Mayo, donde maniobró sobre los cuarteles, regresando después y descendiendo en largo planeo.

Ese mes desarrolló vuelos con Marichal en El Palomar con el nuevo Farman comprado por Giménez Lastra y un grupo de amigos, también lo ensayó el Teniente Agneta. Hasta enero de 1914 efectuó instrucción de vuelo con los Tenientes Goubat, Giménez Kramer y Brihuega con el único Farman disponible con los alumnos: Tenientes Campos, Pueta, Varona, Padilla, Benavente y Pissano.

1914
Marzo: fue transferido al Regimiento 5° de Caballería, Tucumán, donde casi inmediatamente pidió su baja del Ejército y se incorporó a la aviación civil.

Desde entonces su actividad como piloto de avión fue la siguiente:

21 de junio: realizó un raid uniendo Villa Lugano, General Rodríguez, Agote y Mercedes a bordo de un biplano Henri Farman equipado con motor Gnôme de 50 hp.

22 de junio: realizó un raid desde Mercedes a Villa Lugano pasando por Luján a bordo de un biplano Henri Farman equipado con motor Gnôme de 50 hp completando de esta manera el vuelo iniciado el día anterior.

Julio: Vuelo desde Lugano a Quilmes en Farman 50 hp.

1915
El 02 de febrero de inauguró en Quilmes la Escuela de vuelo y talleres del constructor de aviones Edmond Marichal donde hoy se encuentra el Taller Regional de la Fuerza Aérea. Sus instalaciones contaban con un excelente campo de Aviación a orillas del río, amplios hangares y una instalación de habitaciones para los alumnos que quieran vivir allí, como asimismo un bar y restaurante, comedores, etc. y se podía llegar rápidamente gracias al transporte brindado por tranvías y ferrocarril. El acto oficial se realizó el día 05 y el personal de profesores estuvo integrado por Albert Jarfelt, Francisco Sánchez con el cargo de jefe piloto de la escuela (febrero a mayo), y finalmente Pedro A. Garré.
Publicidad de la los talleres de Marichal
en Quilmes. Boletin del Aero Club
Argentino 1915 (Archivo Eloy Martin)












Con sus alumnos voló a diario sobre la cuidad y el balneario. Ha hecho asimismo pequeños viajes por los pueblos aledaños.

Fuente: http://www.earlyaviators.com

IVAN ISTOCHNIKOV, EL COSMONAUTA FANTASMA

La historia oficial de la cosmonáutica rusa dice que la Soyuz 2 fue una nave no tripulada, que se puso en órbita con el objetivo de que la Soyuz 3 se acoplara con ella, aunque Georgi Beregovoi, el tripulante de esta última, no fue capaz de realizar el acoplamiento a pesar de haberse acercado hasta un metro de la Soyuz 2.

Sin embargo, una historia alternativa recogida en diversos medios, webs y correos electrónicos, dice que en realidad a bordo de la Soyuz 2 estaban el Coronel Ivan Istochnikov y una perra llamada Kloka, y que los dos desaparecieron misteriosamente mientras la nave estaba en órbita sin que nunca se haya logrado averiguar el motivo de esta desaparición ni qué fue de ellos.

En plena carrera espacial las autoridades rusas habrían querido silenciar a toda costa este asunto, y más después de la muerte de Vladimir Mikhailovich Komarov a los mandos de la Soyuz 1, con lo que procedieron a eliminar toda referencia a su participación en esta misión y a reescribir los registros de modo que la versión oficial pasó a ser que Istochnikov habría fallecido debido a una enfermedad meses antes de la misión. Familiares, amigos y colegas habrían sido aislados, chantajeados y en general obligados a mantener el secreto.

Aunque al principio las autoridades rusas parecieron salirse con la suya, con el tiempo la existencia de Istochnikov habría acabado por salir a la luz de forma casual tras la adquisición por parte del periodista norteamericano Michael Arena de material del programa espacial ruso en una subasta, pues el lote adquirido por el periodista incluía escritos y fotografías de Giorgi Beregovoi, el tripulante de la Soyuz 3, y entre las fotografías había una que le llamó en especial la atención a Arena porque en ella salen seis cosmonautas, en lugar de los cinco que salen en la versión “oficial” de la foto.

Picado su interés, Arena se puso a investigar, y ayudado por el clima de apertura informativa de la perestroika, consiguió sacar a la luz la verdadera historia del vuelo de la Soyuz 2, como se puede leer en la web de la Fundación Sputnik, una organización dedicada a sacar a la luz los secretos del programa espacial soviético, organización de la que es miembro Michael Arena…

Pero el único problema de esta segunda historia es que es totalmente falsa, pues tanto Istochinikov como las fotos y los textos que acompañan su historia no son más que una elaborada creación de Joan Fontcuberta, quien convencido de la capacidad de los ordenadores de manipular la imagen y con esto la “realidad” viajó a Rusia para documentarse y tomar las fotos que luego utilizaría como “pruebas” una vez convenientemente alteradas.

De hecho, la cara de Istochnikov en las fotografías es la del propio Fontcuberta, e incluso el significado del apellido del cosmonauta es una pista de que todo es un elaborado engaño, ya que significa aproximadamente lo mismo que Fontcuberta, es decir, fuente oculta o cubierta.

El resultado final de todo este trabajo fue presentado en Madrid en 1997 en una exposición llamada “Sputnik: La odisea de la Soyuz 2”, exposición que luego ha ido itinerando por muchos lugares del mundo y pillando a más de uno despistado, pues aunque en la web de la Fundación Sputnik se puede leer, eso sí, en rojo sobre rojo: TODO ES FICCIÓN - TODO ES FICCIÓN - TODO ES FICCIÓN, mucha gente no se da cuenta de esto y la historia ha sido dada como cierta en muchos lugares, medios e Internet, lo que al parecer divierte mucho a Fontcuberta, quien se dedica a recopilar recortes de prensa al respecto.

Hay más información acera del proceso de creación de Istochnikov en Ground control to Comrade Ivan, Ivan Istochnikov Phantom cosmonaut, o Fotografía y conocimiento, aunque, claro, si nos ponemos conspiranoicos de todo siempre puede ser que las páginas que dicen que todo fue un montaje sean las que en realidad son un montaje.

Fuente: www.microsiervos.com

La versión de la Fundación Sputnik.

SPUTNIK

En este tema, la Fundación Sputnik quiere centrarse en uno de los eventos más impactantes de la cosmonáutica. El 25 de octubre de 1968, la Soyuz 2 fue lanzado desde el centro de la aeronáutica de Baikonur, con un piloto a bordo, el cosmonauta Coronel Ivan Istochnikov.

La nave iba a participar en el espacio de una maniobra llevada a cabo por el Soyuz 3 que, pilotado por el Teniente Coronel Giorgi Beregovoi, iba a intentar un acoplamiento orbital de las dos cápsulas.










Foto arriba izquierda: fotografía original vendida en Sotheby's de Nueva York el 11 de diciembre de 1993. Está fechada el 07 de noviembre 1967 y está firmado por, de izquierda a derecha, Leonov, Nikolayev, Istochnikov, Rozhdestvensky, Beregovoi y Shatalov. Foto derecha: la misma imagen, manipulada, como se publicó en el libro "Rumbo a las estrellas" por Boris Romanenko

En aquellos días, los Estados Unidos y la URSS corrían contra el reloj para ser los primeros en llegar a la Luna. La presión política prevalecia sobre las consideraciones técnicas y la carrera espacial ya había reclamado algunas de las víctimas. Por ejemplo, el vuelo de la Soyuz 1. Partiendo mal, finalmente terminó en tragedia cuando el cosmonauta Komarov se estrelló en su regreso debido al mal funcionamiento del paracaídas.

Para la próxima misión, las precauciones que se llevaron a cabo fueron hasta el extremo y todas las señales apuntaban a un resultado satisfactorio. Pero no fue así. Después de un intento fallido de acoplamiento espacial, la Soyuz 2 y la Soyuz 3 se separaron y perdieron el contacto con los demás. Cuando se encontraron, al día siguiente, Istochnikov había desaparecido y su módulo presentaba señales de haber sido golpeada por un meteorito. En verdad, lo que había sucedido realmente nunca se supo con certeza y el enigma inspiró una serie de conjeturas. Sin embargo, las autoridades soviéticas estaban decididas a no admitir un error. Idearon una solución adecuada a su estilo, al declarar que la Soyuz 2 había sido un vuelo no tripulado. Oficialmente, Ivan Istochnikov nunca había existido y nadie podía contradecir esta versión, se limitaron los comentarios de su familia, se chantajearon a sus colegas, se manipularon archivos y las fotografías fueron retocadas. La realidad había superado a la trama de ciencia ficción más fantástica.


Ivan Istochnikov saluda con los técnicos de MIK trabajando en su nave espacial.



Un Soyuz durante los preparativos para el despegue .




Vista frontal de la Soyuz 2 .



La Soyuz circumnavegando la Tierra
a una altitud de más de 200 km.









Metabólicas de adaptación y pruebas de resistencia durante el
proceso de selección de los animales.
El perro es " Kloka " .




Iván y Kloka en sus aspectos histórico
actividad extravehicular .






Transmisión de imágenes de la Soyuz 2
llevado en barco de Beregovoi .


En el módulo de mando
durante una sesión de entrenamiento.


Sin embargo, cuando terminó el miedo, también lo hizo el pacto de silencio. Con la Perestroika, los documentos secretos fueron desclasificados y los investigadores pudieron reconstruir el curso de los acontecimientos. Con la información actualmente disponible, la Fundación Sputnik, solicitó al académico Piotr Muraveinik del comisariado que durante una exposición itinerante, relatara la historia de este episodio emocionante y trágico en la historia de la cosmonáutica.

En el texto introductorio del catálogo, Laila Ishi-Kawa, director artístico de la Fundación Arte y Tecnología, escribe: "Ivan Istochnikov, la figura central de esta muestra, es un personaje salido de un relato mítico. Una figura desconocida que, debido al descubrimiento de pruebas tangibles y hechos reveladores, de repente se ha hecho visible. Un poco de Orfeo rescatado de los infiernos cuya dramática historia de las crisis y las intrigas nosotros... La delgada línea entre la verdad y la apariencia de la verdad permite a los escépticos, y oportunistas, a pensar que en el mejor de los casos la verdad es imposible de conocerse y lo peor es que no existe. Pero están equivocados. Sólo tienes que usar el sentido derecho a percibirla. O en las palabras de Sant Exupery: "Es muy simple: sólo el corazón puede ver con claridad. Lo esencial es invisible a los ojos”.

Fuente: http://www.fundacion.telefonica.com

VLADIMIR ILYUSHIN, ¿EL PRIMER HOMBRE EN EL ESPACIO?


Con cierta frecuencia se reciben correos en los que se menciona a Vladimir Ilyushin como primer hombre en el espacio en lugar de Yuri Gagarin, quien por lo visto en realidad ni siquiera habría llegado a volar y habría sido presentado el lugar de Ilyushin ante la imposibilidad de hacerlo con este.

Los hechos

A diferencia de Ivan Istochnikov, el cosmonauta fantasma supuestamente desaparecido a bordo de la Soyuz 2, Ilyushin es una persona real, lo que resulta básico a la hora de darle verosimilitud a su candidatura a haber sido el primer hombre en el espacio.

El hecho de que toda su carrera profesional se haya desarrollado en la industria aeroespacial soviética como destacadísimo piloto de pruebas de Sukhoi, curiosamente una de las empresas rivales de la de su padre, el conocido diseñador de aviones Sergei Vladimirovich Ilyushin, también ayuda a darle credibilidad a esta historia…

Pero el problema es que no hay constancia de que en ningún momento Vladimir Ilyushin haya formado parte del programa espacial ruso, limitándose su relación con este a haber sido instructor de vuelo de algunos cosmonautas en la escuela de pilotos de prueba de Chkalov.

Por supuesto cabría argumentar que durante los años más duros de la guerra fría el régimen soviético habría podido guardar en secreto los hechos relativos al supuesto vuelo de Ilyushin, pero desde la desaparición de la URSS han ido haciéndose públicos todo tipo de documentos y testimonios acerca del programa espacial soviético en aquella época, documentos que incluyen:

• Diarios y memorias de gestores, cosmonautas e ingenieros, así como diversos documentos oficiales.
• Los detallados diarios de Nikolai Kamanin, jefe de los cosmonautas durante el periodo del lanzamiento de Gagarin.
• Las memorias de ingenieros como Boris Chertok, Konstantin Feoktistov, Vasily Mishin, y muchos otros que trabajaron en el desarrollo de las naves Vostok.
• Cientos de fotos de cosmonautas entrenándose, de preparativos para los lanzamientos, y de la recuperación de las cápsulas espaciales.
• Etc…

Y que permiten conocer en detalle quien estaba en los centros espaciales durante cada lanzamiento, qué procedimientos se seguían para la selección de las tripulaciones, y las actividades que precedían y seguían a cada lanzamiento, con lo que se puede comprobar que no hubo nada raro que rodeara el lanzamiento de Gagarin al comparar los preparativos de su lanzamiento con otros posteriores.

Pero sobre todo, hasta ahora no ha aparecido prueba alguna del supuesto lanzamiento de Ilyushin, lo que si bien no demuestra que no haya ocurrido, deja en un lugar muy comprometido a los que dicen que sí ocurrió, y más teniendo en cuenta que sí ha aparecido documentación sobre cosas como el fallido programa para poner a un cosmonauta en la Luna o el desastre de Nedelin que se habían mantenido en secreto hasta entonces.

Y ya se sabe que afirmaciones extraordinarias requieren pruebas extraordinarias.

El origen del mito

El origen de la leyenda de Ilyushin como astronauta fantasma parece estar en un teletipo del 11 de abril de 1961 en el que Dennis Odgen, el corresponsal del periódico Daily Worker en Moscú, recogía un rumor que aseguraba que a pesar del absoluto silencio de las autoridades rusas al respecto un cosmonauta habría sido lanzado al espacio el 07 de abril de 1961, pero que dado que el cosmonauta en cuestión aún estaba siendo examinado por los médicos el día 11 debido a las consecuencias psicológicas, más que físicas, de su vuelo, estas mismas autoridades estaban manteniendo todo en secreto. El rumor identificaba además al supuesto cosmonauta como un piloto de pruebas profesional e hijo de un importante diseñador de aviones, lo que por supuesto apunta a Vladimir Ilyushin.

Las autoridades rusas negaron inmediatamente que esto fuera cierto, igual que la misma Casa Blanca, e igual que lo hizo más adelante el propio Ilyushin, y es que además, parece comprobado que en esa época Vladimir Ilyushin estaba en China recibiendo tratamiento médico a causa de un accidente de coche que había sufrido el verano anterior y que lo habría dejado encamado hasta enero de 1961 y todavía dependiendo de un bastón para andar en la época del supuesto lanzamiento.

Pero ya se sabe que nunca hay que dejar que la verdad se interponga en el camino de una buena historia, con lo que esta ha vuelto a asomar su cabeza una y otra vez a los largo de los años, ganando cada vez en detalles, como por ejemplo el de que Iluyushin habría tenido que aterrizar en China por problemas con su nave espacial y que el gobierno chino se habría negado a liberarlo, aunque esta versión de la historia no explica por qué el gobierno chino no se habría aprovechado del valor propagandístico de ese hecho, pues sus relaciones con la URSS no eran precisamente buenas a pesar de ser dos países comunistas.

Otras versiones más conspiranoicas aseguran incluso que Gagarin habría sido en realidad asesinado por la KGB porque se estaba volviendo incontrolable en lugar de morir en un accidente de aviación como dice “la historia oficial”.

En cualquier caso, los únicos apoyos que ofrecen los que defienden esta historia como cierta son declaraciones de personas que aseguran desde haber filmado el despegue de Ilyushin a haber visto ciertos documentos en una biblioteca del Kremlin que corroborarían la historia, pero en ninguno de esos casos ninguna de estas personas ha podido aportar prueba alguna más allá de sus propias palabras.

Así que escoge creer lo que quieras, pero en mi opinión la historia de Vladimir Ilyushin como el primer hombre en el espacio se merece la calificación de leyenda urbana, calificación que estoy dispuesto a revisar en cuanto aparezca alguna prueba convincente al respecto.

Fuente: www.microsiervos.com