martes, 27 de julio de 2010

PIONEROS DE LA AVIACIÓN CHILENA. LUIS OMAR PAGE RIVERA – 1889 - 1956

Nuestra historia aeronáutica luce una pléyade de grandes hombres y mujeres que contribuyeron a su desarrollo, pero al parecer mientras más grande son los logros, mayor es el olvido.

Por Erwin B. Cubillos Salazar

Es el caso de este pionero aeronáutico internacional que ostentó los más grandes títulos que un aviador nacional podría alcanzar, siendo el primero de un gran número de hazañas aéreas y de no ser por los breves artículos publicados en el pasado por la Revista Fuerza Aérea, poco o nada se sabría de este notable aviador chileno. Gracias a la difusión de su legado, hecho por su hijo del mismo nombre, podemos conocer a través de las páginas de esta revista sus más grandes proezas o a través del Historiador oficial de la FACH, el Coronel Flóres, quien aporta otros antecedentes de gran relevancia.

Esta pequeña reseña histórica del insigne piloto está tomada en gran parte de lo publicado anteriormente, pero como la tinta de estas páginas tienen más de veinte años de estar secándose, y por lo mezquino de la difusión de esta revista de carácter institucional, es que encuentro necesario sacar a la luz nuevamente, aunque breve, la historia de este hombre para que nuevas generaciones y también en el exterior sepan que un chileno fue primero.

Luis Omar Page nace en la ciudad de Talca, ubicada en el centro Sur de Chile, el 15 de Noviembre de 1889. Sus padres fueron: Ester Rivera Rotter y Alfred Page F. Realizó los estudios básicos en su ciudad natal, continuó en Valparaíso y en la escuela de Artes y Oficios en Santiago. En 1909 hizo el servicio militar en el batallón de Ingenieros de Puente Alto. Contrajo matrimonio con la distinguida dama Adelina Adriazola, con quien tuvo dos hijos.

En 1911 aprende las artes del pilotaje de dos pioneros de la aeronáutica nacional, los hermanos Copetta, mientras cumplía con sus obligaciones militares, presentándose el día 17 de marzo de 1913 a los exámenes para ser admitido en la Escuela Militar de Aeronáutica. Estos se realizaban por primera vez y se rindieron frente a una comisión compuesta por el General Pinto Concha (inspector del servicio de aviación), los Mayores Monardes y Maldonado y el Capitán Ávalos. En este primer curso fueron aprobados diez candidatos a oficiales y siete suboficiales, entre los de este primer curso figuraban otros que con el tiempo obtendrían fama por distintas razones, como el Teniente 1º Alejandro Bello, o el Suboficial Adolfo B. Menadier.

Ya con el rango de Sargento toma parte en la primera presentación de la Escuela de Aeronáutica en la revista militar del 19 de Septiembre de 1913, junto al Capitán Ávalos y los Tenientes Urzúa, Mery y Urrutia. El 17 de Noviembre de ese año rinde el examen para obtener el Brevet de aviador militar. Para comienzos del año 1914 era nuevamente un civil (se retira como Sargento, y más tarde obtendría el grado de Comandante de Escuadrilla), y es en este campo donde acumuló sus mayores logros, listado que se inicia en 1914.

En Diciembre de 1913 el afamado aviador francés Henri Farman realizó el primer vuelo nocturno en Hendon, Inglaterra. Dos meses más tarde en Chile se realizaba el primer vuelo nocturno de América en un avión de construcción nacional fabricado por los hermanos Félix y César Copetta, “El Batuco”. Estos son los primeros pilotos que surcaron los cielos chilenos en 1910 y los mismos que le enseñaron a volar al piloto protagonista de esta, su primera gran hazaña. Es la noche del 27 de Febrero de 1914, el lugar la cancha de carreras del Club Hípico de Santiago. Esta proeza es de carácter mundial, ya que es la segunda que se realiza y es controlada por el Aero Club de París. Page se elevó sobre los oscuros cielos de Santiago a las 21:30 horas y voló durante 30 minutos antes de aterrizar en el mismo lugar desde donde despegó. Sacado en andas por una multitud que lo aclamó como su nuevo héroe nacional, es llevado hasta los balcones del diario El Mercurio donde se le ofrece Champagne, y luego, siendo requerido por la multitud, sale a los balcones y dirige unas palabras. Días más tarde el 9 de Marzo repitió la prueba sobre Santiago.

En Abril de 1914 parte junto a Félix Copetta rumbo a Francia, con la intención de adquirir un avión para realizar exhibiciones a lo largo del país y también Sudamérica, es así como estando en Francia visita la fábrica de aviones del chileno Sánchez Besa, solicitándole las condiciones más ventajosas para la adquisición y pidiendo probarlo personalmente, prueba realizada en el campo de maniobras de Yassy-less-Moulineaux donde realizó una serie de 8 loopings, a pesar de las recomendaciones de no hacer acrobacias.

El 24 de Julio llegaba en barco a Punta Arenas junto a su colega Félix Copetta, llegando su nuevo avión el día 16 de Agosto, al que debido a las múltiples atenciones a su persona, decidió bautizar “Punta Arenas”. Este era un monoplano Bathiat-Sánchez de 60 HP. El 23 de Agosto de 1914 quedará en los anales de la aviación mundial como la primera vez que un avión surcaba los cielos de la ciudad de Punta Arenas, y era el vuelo más austral del mundo. Ese día realizó dos vuelos donde dejaba claro sus dotes de aviador acrobático realizando looping, a pesar del viento superior a los 30 kilómetros por hora y en el segundo vuelo llegó a los 70 congelando el aceite del motor. Una vez más sonaron las bandas en su honor, fue llevado en andas y recibió el aplauso de toda una ciudad, días más tarde se embarca rumbo a Valparaíso junto con su avión.

Arriba a Valparaíso en Septiembre de 1914 en medio de los preparativos de las fiestas patrias, siendo este es el mejor marco para sus presentaciones en el Sporting Club, realizando delirantes acrobacias y aserruchadas a baja altura que obligan a parte del público a tenderse en el suelo. Dicen las crónicas que ese día: varios creyeron que en Viña del Mar se cortarían cabezas, el público estaba delirante.

El cuatro de Octubre es el turno de Santiago, ante la presencia del Presidente de la Republica don Ramón Barros Luco, este singular piloto cautiva con sus asombrosos vuelos acrobáticos, desafiando a la muerte en cada una de sus presentaciones, cual nueva versión de los gladiadores de antaño concitando la admiración de hombres y arrancando suspiros de las mujeres. Continúa sus aventuras esta vez en el Sur, pasando por Talca, su tierra natal. En Chillán está el 26 de Octubre, sigue en Concepción, Talcahuano y Coronel, siendo en este lugar donde sufre el primer accidente de su gira al chocar el “Punta Arenas” con una piedra al aterrizar y dándose vuelta de campana, salvando Page solo con magulladuras.

Para Enero de 1915 el avión esta reparado y participa en la primera carrera aérea efectuada en América, prueba organizada por el Club Aéreo de Chile y por la Escuela de Aeronáutica Militar obteniendo el primer lugar. Esta prueba se cumplió en un circuito de 45 kilómetros y participaron 14 de los más importantes aviadores de Chile.

El 31 de Julio de ese año está en Bolivia realizando vuelos en las ciudades de Oruro, Cochabamba, Vucía, La Paz y Vica, siendo el vuelo de Oruro la primera vez que un avión volaba en ese país, quedando registrado en la historia de ese país. En La Paz es recibido por el Presidente de la República don Ismael Montes, quien lo señala como el precursor de la aviación de Bolivia. Después de ser vitoreado en el altiplano, gana la primera carrera aérea en ciudad de Lima, Perú, obteniendo la suma de mil libras esterlinas. Pasa a la República Argentina donde fue tratado con especial deferencia ya que era descendiente directo de Tomás Page, quien se desempeñó en Argentina casi medio siglo atrás como Director de la Colonización Nacional y más tarde como Inspector General de la Marina, puesto que ocupó hasta 1877. Allí Realiza el primer vuelo de un avión en la ciudad de Jujuy, pasando el resto del año y la mitad del siguiente en estas tierras donde ocupa un lugar de privilegio en las contiendas políticas, convirtiéndose en el piloto del Presidente Doctor Hipólito Irigoyen. Tuvo además una destacada actuación en la Escuela de Aviación de Villa Lugano en Buenos Aires como su Director. Para esas fechas, la naciente Escuela Militar de la Aeronáutica del Uruguay compró sus primeros aviones Morane Castaibert (de origen francés) en Argentina. Page viaja al Uruguay y vende el “Punta Arenas” a las autoridades transformándose así en uno de los primeros aviones que prestó servicio en la escuela de Aeronáutica, concluyendo la historia de este afamado avión Bathiat-Sánchez de 60 hp que tanta gloria le dio a este piloto y su país, del cual hoy en día, ni siquiera una réplica a escala puede observarse en el Museo Aeronáutico y del Espacio de Chile, considerando además que era de un constructor nacional.

Europa entraba ya a su segundo año de conflicto, y el pionero Luis Bleriot lo invita a Francia a unirse a su fábrica como piloto de pruebas, en la escuela de Combate de Pau junto al Capitán Simón. Bleriot conoció a Page durante 1914 cuando, encontrándose en Francia, probó el “Punta Arena” realizando acrobacias y ejecutando en esa oportunidad diez looping seguidos. Para esa época sólo Fronval y Domenjoz hacían acrobacia sistemática en Europa. El paraguayo Silvio Petirosi y Page fueron sus sucesores, de los que sólo Page sobrevivía para 1915. Page, prueba centenares de aviones recién construidos despegando, haciendo acrobacias, aterrizajes, etc. El modelo Spad 7 fue el más probado por Page llegando a volar cerca de 2.000 aparatos en total. Luis Omar Page es el único piloto de pruebas que sobrevive a la contienda de los contratados por el Ejército Francés, todos los demás se mataron en accidentes fatales por fallas del material, roturas de alas o malas condiciones atmosféricas, de las que Page no escapó en una oportunidad, quedando tan mal herido, que el equipo médico que lo atendía se negaba a intervenir por que lo daban por muerto. Junto al famoso Capitán Charles Guynimer inventan el “motor cañon 37”, (Guynimer lo inventó y Page lo perfeccionó) que reemplaza a las ametralladoras en los aviones de combate. Durante esta época tiene el triste privilegio de ser nombrado “testigo neutral” en el juicio y posterior fusilamiento de la célebre bailarina y espía Mata Hari, en el polígono de Vincennes.

Antes del armisticio, Francia reconoce sus méritos y servicios condecorándolo con la “Medalla de los Héroes” Comendador de la Legión de Honor en tiempos de Guerra, distinción que se entrega en tiempos de guerra y generalmente a combatientes que han entregado su vida por la defensa de la Patria.

Finalizado el conflicto recorre Europa realizando sus temerarias acrobacias. Suiza, Bélgica, Holanda, Portugal y España son testigos de sus vuelos ganando el Campeonato Mundial de Velocidad Aérea y el Looping the Loop en Francia, provocando que el nombre de Chile se conociera en todo el mundo. Finalizado este tour por Europa se radica en Madrid, donde es contratado como piloto de pruebas por la fábrica de aeronaves “Hispano-Suiza” que construía las aeronaves para el Ejército Español, en Guadalajara, desempeñándose en este cargo desde 1919 a 1926.

En Mayo de 1919 gana un trofeo y cien mil pesetas en el concurso de aviación, donde participaron mas de 40 de los mejores pilotos del mundo, recibiendo el saludo del S.M. el Rey de España don Alfonso XIII en el mismo campo de aviación.

Su fama lo precede y las ofertas de trabajo llegan de todas partes pero en 1920 S.M. el Rey de España don Alfonso XIII, firma la real orden nombrándolo Director de la Escuela de Aviación de España, convirtiéndose en el único americano que ha recibido tal distinción de un país europeo.

En Octubre de 1920 se le ordena conducir una carta del Rey de España al jefe de las fuerzas que combatían a los moros en África, la fecha es el día 16, en que utilizando un avión Breguet con motor Larrain Dietrich de 450 H.P. lleva como pasajeros al Director de la Línea, unos periodistas, al pintor sevillano Lafita y al alemán Walter Scherz, piloto de Zeppelín, más cien kilos de correspondencia junto a la carta personal de S.M. el Rey de España, convirtiéndose este viaje en el primer cruce oficial del Estrecho de Gibraltar, uniendo Sevilla con Larache en Marruecos, un multi record, primer cruce, con pasajeros y correo, teniendo este chileno el privilegio de convertirse en el mensajero del Rey. Meses más tarde el jefe de Gobierno, General Miguel Primo de Rivera, Marqués de Estella, le condecora con las insignias de la Reina Isabel La Católica.

Director del Aeródromo militar de “Los Cuatro Vientos” de Madrid desde 1920 y, en esta calidad, en 1923 le corresponde efectuar el primer vuelo del autogiro “La Cierva”, precursor del helicóptero, aterrizando de noche en una plaza de toros, siendo el único que ha osado realizar esta hazaña. Toda España conocía del chileno, los niños jugaban con hélices pegadas a un palito gritando “!El chileno, el chileno¡”

Al iniciarse la guerra civil española, su hijo es asesinado y colgado en la puerta de su casa, siendo posteriormente incendiada. Page cae herido y es procesado en un tribunal republicano condenándolo a muerte al momento de ser conducido tras las murallas del Hospital de San Justo, para ser fusilado. Logra escaparse corriendo por las calles de Madrid e ingresando a la embajada de Chile.
Más tarde se incorpora como voluntario a los nacionalistas, donde el Generalísimo Francisco Franco le entrega el mando de la “Escuadrilla Blanca” que alcanzó fama en los combates aéreos luchando contra los aviones “Mosca” volados por pilotos soviéticos (Polikarpov I-16). Al finalizar esta horrible tragedia española con un saldo superior al millón de muertos se marcaría la antesala de lo que más tarde seria conocida como la “Segunda Guerra Mundial”.

Page está de regreso en Chile y es en 1939 que ingresa como piloto a la Línea Aérea Nacional de Chile, (LAN Chile). Sus méritos son reconocidos alcanzando el grado de Comandante de Escuadrilla (R) de la Fuerza Aérea de Chile, el Presidente de la República, don Juan Antonio Ríos, lo designa Gobernador de Curepto, Cachapoal y Pisagua.

El Comandante que fue artífice del desarrollo de la aeronáutica nacional, latinoamericana y mundial, que burló en reiterados vuelos, accidentes y también ante un pelotón a la muerte, testigo de la gran guerra del 14 como uno de sus protagonistas, luchador de uno de los bandos en la Guerra Civil Española, parte de la élite de pilotos que abrieron los cielos de nuestra patria, uniéndola de Norte a Sur con vuelos regulares de pasajeros y correo, falleció el 18 de Junio de 1956 en Santiago de Chile. Sus restos mortales descansan en el Mausoleo de Honor de la Fuerza Aérea de Chile, en el Cementerio General de Santiago.

A 50 años de su desaparición es necesario refrescar la memoria de los mayores y rescatarlo del olvido en beneficio de los menores, para que se conozca a un hombre que solo tuvo un norte en su vida, y lo entregó todo en pos de su logro, a pesar de que hoy está más olvidado que varios de su clase, que quedaron en el acervo popular, incluso por haber fracasado, este triunfador ha recibido nuestro tan reconocido “pago de Chile”, ya que ningún aeródromo de este, su país, lleva su nombre. Quizás mejor por un lado, ya que de haber existido lo más probable es que hoy estarían construyendo un edificio en su lugar, porque los hombres íntegros en esta “nueva sociedad” están condenados al olvido, y todo es devorado por el apetito consumista y desechable, dejando este ejemplo heroico casi extemporáneo.

Luis Omar Page Rivera merece un lugar de privilegio en el recuerdo de los chilenos, sobre todo de aquellos que se llaman la familia aeronáutica y que mantienen una deuda en la difusión de sus hazañas.


Bibliografía

Revista Fuerza Aérea: Nº 161, 163, 165, 166, 167, 168, 169, 176
Historia de La Aeronáutica Militar de Chile de Víctor Contreras Guzmán, edición 1916

Fuente: http://www.war2hobby.cl