miércoles, 25 de febrero de 2009

LOS PILOTOS NEGROS DE TUSKEGEE - GLORIOSOS PILOTOS NEGROS

Por Charles Tustin Kamps

Los primeros pilotos militares negros americanos, conocidos colectivamente como los Pilotos de Tuskegee (The Tuskegee Airmen), no fueron tan sólo patriotas que se esforzaron por hacer una contribución a la iniciativa de Estados Unidos durante la Segunda Guerra Mundial, sino que fueron los primeros pioneros en refutar los estereotipos de prejuicio que alegaban que los negros no estaban aptos para desempeñar carreras técnicas, como por ejemplo piloto de combate.

Un grupo de los Pilotos de Tuskegge del 332avo Grupo de Combate: ((Desde la izquierda) Tte Dempsey W. Morgan, Tte Carrol S. Woods, Tte Robert H. Nelson Jr., Capitán Andrew D. Turner y Tte Clarence D. Lester) arrodillados en frente de un Mustang P.51 durante la Segunda Guerra Mundial. Para finales de la guerra, los "Colas Rojas del 332avo", llamados así por el esquema de pintura carmesí sólido en las colas de sus aviones, acumularon un récord de servicio envidiable, destruyendo o dañando 409 aviones enemigos y volando 15.553 incursiones y 1.578 misiones. Más notable es el hecho de que los aviones caza enemigos nunca pudieron derribar un bombardero mientras que los Colas Rojas volaban misiones de escolta.

Legado

La historia militar norteamericana se ha enriquecido con las contribuciones de guerreros de raza negra, a menudo bajo condiciones deprimentes. Durante la Revolución, los negros libres lucharon junto a los blancos a la misma vez que los británicos intentaron reclutar esclavos fugitivos para luchar contra los colonizadores. Después de la independencia, la pequeña milicia estadounidense se convirtió esencialmente en una cuyos integrantes eran todos blancos, y en la Guerra de 1812 generalmente se experimentó una participación negra a través de varias unidades locales, por lo regular identificadas como "hombres de color libres".

Durante la Guerra Civil hubo resistencia nacional e internacional a usar soldados de raza negra en el Ejército de la Unión a causa de temores a que esto incitara una guerra de razas. No obstante, después de la Proclamación de Emancipación, finalmente se organizaron unidades compuestas por negros, tanto esclavos libres como residentes negros de los estados en el norte del país. Durante la guerra, unos 178.000 negros sirvieron en 175 regimientos de las "Tropas de Color de Estados Unidos". Sin embargo, todos los oficiales de estos regimientos eran blancos.

Después de la Guerra Civil, el Ejército de EE.UU. estableció cuatro unidades de hombres de raza negra en las filas: La 9a y la 10a Caballería y la 24avª y 25avª Infantería, nuevamente con oficiales blancos. A causa de su apariencia, los indios Kiowa les llamaban a estos hombres "Buffalo Soldiers" y se quedaron con el nombre. La tradición de mantener a las unidades segregadas continuó durante la Primera y la Segunda Guerra Mundial.

Inicios

El Cuerpo Aéreo del Ejército de EE.UU. sistemáticamente había rechazado la idea de pilotos de raza negra, con base en un informe hecho en 1925 por la Escuela de Guerra del Ejército en el que esencialmente se sostenía que ellos no eran aptos para llevar a cabo las demandas de la guerra tecnológica. La subsiguiente administración Roosevelt, en combinación con el Congreso y grupos de intereses civiles, no estaban de acuerdo. El Programa de Capacitación para Pilotos Civiles, que comenzó en 1939, se convirtió en el vehículo del gobierno que primero reconoció la posible contribución de los negros norteamericanos cuando el Instituto Tuskegee de Alabama y otras universidades de la raza negra fueron incluidas en el plan más grande, que estaba concebido a aumentar el número de pilotos entrenados para la expansión anticipada del Cuerpo Aéreo.

En 1940, el Instituto Tuskegee y el Campo Aéreo Moton de Tuskegee comenzaron la capacitación de vuelo teórica y básica para estudiantes y ese mismo año, ampliaron el programa para incluir el adiestramiento avanzado. Entre los aspirantes se encontraban hombres principalmente de las áreas urbanas del norte que contaban con licenciaturas, alguna educación universitaria o que recibían buenas calificaciones en los exámenes de ingreso. Algunos ya habían adquirido algún tipo de experiencia de vuelo por cuenta propia.

El instructor de vuelo principal en Tuskeege era el famoso Charles A. "Chief" Anderson, un pionero de la aviación de la raza negra, quien obtuvo su licencia de piloto privado en 1929. La mejor contribución que se conoce de Anderson al Experiento Tuskegee tuvo lugar el 19 de abril de 1941, cuando Eleanor Roosevelt visitó a Tuskegee y él la llevó en un vuelo. Contando con la impresión satisfactoria de la Primera Dama, el apoyo de la Casa Blanca cobró velocidad.

La Primera Dama Eleanor Roosevelt tomó un interés especial en el programa de vuelo de Tuskegee y visitó la escuela en 1941. Durante su visita le preguntó al Chief Anderson si los negros realmente podían volar aviones. Él la invitó a volar alrededor del campo aéreo para que se percatara por sí sola. Su vuelo de 40 minutos hizo mucho más que promover la causa de la aviación de la raza negra, llevando a la creación subsiguiente del "Experimento Tuskegee".

Tuskegee se convirtió en el centro de la aviación militar de la raza negra con el establecimiento del cercano Campo Aéreo Tuskegee del Ejército. El 19 de marzo de 1941, la 99ava Escuadrilla de Búsqueda (luego redesignada 99ava Escuadrilla de Combate) fue organizada como la primera unidad de aviación de combate de la raza negra, con pilotos adiestrados en Tuskegee y el personal de apoyo adiestrado en el Campo Chanute, Illinois. La primera promoción del Ejército del Instituto Tuskegee, la 42C, compuesta por tan sólo una docena de cadetes, comenzó su adiestramiento en la aviación militar en julio de 1941, con cinco cadetes completando exitosamente el curso unos nueve meses más tarde.

En Tuskegee, el comandante de la base, el Coronel Frederick Kimble, hizo muy poco para apoyar a los aviadores de raza negra e inmortalizó la atmósfera de prejuicio. Durante 1972 fue reemplazado por el Teniente Coronel Noel Parrish, quien cambió la atmósfera y trabajó por fomentar la causa de las unidades de vuelo de raza negra en combate. El 13 de octubre de 1942, el 332avo Grupo de Combate, cuyos integrantes eran todos de la raza negra, fue activado en Tuskegee con las Escuadrillas 100, 301avª y 302avª para recibir adiestramiento en los aviones P-39 y P-40. En conjunto, entre 1940 y 1946, un total de 992 pilotos recibieron adiestramiento en Tuskegee.

Desplazamiento

Para la primavera de 1943, la 99ava Escuadrilla de Combate, considerada apta para el servicio, fue desplazada al Norte de África con P-40s y sirvió bajo varios grupos. El sentimiento general parecía ser que no los querían. En septiembre, Davis entregó el mando del 99avo para asumir el mando de la 332ava Escuadrilla de Combate, que estaba en preparativos para trasladarse a ultramar.

Apenas había llegado a Estados Unidos, una camarilla de oficiales del Pentágono le solicitó al General Marshall, Jefe de Estado Mayor del Ejército, que retirara del combate a la 99ava por rendimiento deficiente. Davis, quien sabía mejor, defendió tenazmente a sus aviadores de raza negra, y mediante una investigación subsiguiente se comprobó que la 99ava era tan buena, sino mejor, que otras unidades en el teatro. No obstante, Davis sintió que la 99avª no había sido utilizada lo suficiente y estaba esperando la oportunidad para alguna verdadera acción.

Combate en Europa

El 3 de febrero de 1944, el 332avo Grupo de Combate se estableció en Montecorvino, Italia, el primero de cinco lugares que ocuparía en ese país durante el resto de la guerra. Poco después, inclusive la 99ava Escuadrilla de Combate que había sido desplazada anteriormente, el 332avo sirvió bajo la Duodécima Fuerza Aérea, volando defensa aérea, reconocimiento armado y misiones de escolta de convoyes. El grupo brevemente hizo una transición a los Thunderbolts P-47 en la primavera y luego a los Mustangs P-51 ese verano.

Con asignación a la Decimoquinta Fuerza Aérea en mayo, y el advenimiento de los Mustangs, la 332avª Ala de Combate finalmente encontró su rincón en la guerra, la escolta de bombarderos. Conocidos como los "Colas Rojas" (por su singular esquema de pintura), el grupo a menudo era solicitado por formaciones de bombarderos por su dedicación al apoyo cercano. La 332avª escoltaba los ataques en todos los países desde Francia hasta Polonia, y adentro en la misma Alemania.

Su reputación fue una de determinación persistente, y los alemanes los conocían como los "Schwarze Vogelmenschen" o los "Pájaros Negros". Cuando no estaban ocupados regresando tropas a casa, los Pilotos de Tuskeege bombardeaban blancos de oportunidad en tierra, pero su misión principal siempre era escoltar a los bombarderos. Aparte de numerosos premios por valentía personal, la 332avª recibió una mención honorífica como Unidad Distinguida por escoltar B-17s en un viaje de ida y vuelta de 1,600 millas hasta Berlín el 24 de marzo de 1945. La misión destruyó la importante fábrica de tanques Daimler-Benz.

Para finales de la guerra, el 332avo Grupo de Combate había disipado la noción que los hombres de raza negra no eran tan aptos como sus contrapartes blancos. Los Pilotos de Tuskegee habían participado en 1.578 misiones y habían volado 15.553 incursiones, además de perder en acción a 66 pilotos y 32 capturados después de haber sido derribados. En represalia, el 332avo derribó unos 113 aviones alemanes y destruyó otros 275 en tierra. Tres victorias aéreas fueron con el vanagloriado avión de combate Me-262.

Legado Después de la Guerra

El racismo dentro de la institución no terminó con la guerra. Los pilotos de raza negra aún tenían que operar en unidades segregadas, continuamente comprobando su valor, hasta que la supresión de la segregación de las fuerzas armadas fue ordenada el 26 de julio de 1948 por la Orden Ejecutiva 9981 del Presidente Harry Truman. Los Pilotos de Tuskegee, con el ejemplo, enseñaron el camino demostrando la igualdad del hombre de raza negra en el campo de batalla en la guerra contra los dictadores.

Los Pilotos de Tuskegee veteranos sirvieron como ejemplos brillantes para Estados Unidos después de la Segunda Guerra Mundial. Algunos permanecieron en el servicio, obteniendo rango y reconocimiento, como el General Davis y el General Daniel "Chappie" James. Otros estuvieron a la vanguardia en todo campo imaginable, convirtiéndose en negociantes, líderes cívicos, corredores de bolsa, educadores y médicos. Su legado continúa siendo uno de sobreponerse a la adversidad en el país y en el extranjero para poder defender su país y lograr convertirlo en un mejor lugar para todos los estadounidenses.

Fuente: Air & Space Volumen XVIII, Segundo Trimestre 2007

No hay comentarios:

Publicar un comentario