miércoles, 23 de marzo de 2011

LOS PILOTOS DE LA MUERTE SILBANTE











Los pilotos del Escuadrón VMF-214(ovejas negras) posan para la cámara en el aeródromo de la isla de Espíritu Santo en septiembre de 1942.













Algunos miembros del
Escuadrón VF-17 frente al panel que muestra las victorias conseguidas por esta unidad, la mas efectiva de la US Navy.

Los aviadores estadounidenses, británicos y neozelandeses que pilotaron el Vought F4U Corsair durante la segunda guerra mundial tuvieron que ser hábiles para dominar este caza. La ubicación frente a la cabina de su enorme motor Partt & Whitney R-2800-8 restaba visión al piloto en el carreteo en tierra y lo obligaba a avanzar en zigzag. Además durante el aterrizaje el avión de un gran peso tenia tendencia a desplomarse en las aproximaciones a baja velocidad y por si fuera poco su amortiguación lo hacia saltar demasiado y el gancho de montaje no recogía el cable de retención en las pistas de los portaaviones.


Sin embargo en vuelo el Corsair proporcionaba una gran seguridad a los pilotos . Junto al Gurmman F6 hellcat este caza estadounidense fue la medida aérea capaz de contrarrestar la mítica invencibilidad del Mitsubishi M6A Zero japonés y de enfrentar al Nakajima Ki-43. Aun que los aparatos nipones tengan plantas motrices inferiores lo compensaban con su menor peso y resultaban temibles en combate entre cazas. Los tripulantes del Corsair aleccionados por los veteranos G. Boyington, R. M. Hanson o D. N. Aldrich; aprovechaban la mayor potencia de fuego de sus aviones par atacar en picada a las formaciones japonesas y buscar el refugio seguro y rápido que les proporcionaba su mejor techo. Aun que los alerones del Corsair respondían mejor que los del Zero en los giros realizados en alta velocidad los pilotos aliados evitaban los combates en maniobras en los que los livianos cazas nipones los aventajaban.


La peculiar idiosincrasia aeronáutica del Corsair se transmitió al personal que lo pilotó perteneciente en su mayoría al United States Marine Corps (USMC), en este sentido son legendarios los miembros del escuadrón VMF-214 BLACK SHEEP, formado por un grupo de aviadores con un carácter tan peculiar que sólo se doblegaban ante la maestría de Gregory Boyington uno de los pilotos más destacados. La lista de los ases corrobora el hecho de que para sacar partido a las virtudes y los defectos del Corsair era necesario poseer a la vez la habilidad y valentía, no en vano los pilotos de este avión se incorporaron al servicio en los portaaviones en 1944 cuando el ejercito nipón comenzó a lanzar sus ataques suicidas para frenar la ofensiva de los aliados. Las fuerzas aéreas recibieron la orden para barrer el cielo a los aparatos de ejército y la marina de Japón. Con una ferocidad similar a la de los piratas los escuadrones equipados con el Corsair derribaron 2140 aeronaves enemigas.


La veteranía de un As


Al hablar del Vought F4U Corsair es obligado a referirse a su máximo As, Gregory Boyington apodado papi por ser el mas viejo del escuadrón el VMF-214 Boyington alcanzo la fama sobre todo por haber sobrevivido a numerosas hazañas: Decidí ir por ese Zero, él casi no varió el rumbo pero comenzó a girar en forma muy suave, mi Corsair iba llenando el hueco que nos separaba y yo pensaba mientras que no esté girando sabe que no esta a salvo, parece demasiado sencillo. Entonces me vino algo a la cabeza que aprendí en Birmania con Los Tigres Voladores y cambié bruscamente el rumbo, y ahí estaba su compañero acercándose por detrás de mi, sólo estaba esperando que el imbécil o sea yo empezase el ataque contra su compañero.










El comandante Gregory Boyington en la cabina de su Corsair en 1943.










El Teniente Ira C. Kepford posa junto a su Corsair en marzo de 1944.


ASES DEL CORSAIR






















Fuente: http://www.1y2gm.com